lunes, 12 de mayo de 2008

Dibujos animados


Últimamente me pasa con los libros como con los blogs, todo está lleno de hipervínculos. Lees un buen libro y ese te lleva a otro, y así. Comencé leyendo Amarillo de Félix Romeo. Cuando estuve de viaje en Barcelona logré encontrarlo en unos grandes almacenes, aunque me costó bastante trabajo dar con él. Era la historia de un amigo del autor, que acabó suicidándose a principios de los noventa. Luego, de ahí pase a Discotheque, una novela de planteamiento bastante original del mismo autor (de ellos ya ha hablado Salva en su blog), y finalmente al que había sido el primer libro de Félix Romeo: “Dibujos animados”.

Dibujos animados es el retrato de un niño que ya no es un niño. La adolescencia, la generación de la transición. El desencanto. Un desierto inmenso en el que sólo hay sitio para dos personajes. El perdedor y el ganador. El coyote, que emplea todas sus artimañas en atrapar al correcaminos. Algo que nunca logrará a pesar de recurrir a la tecnología marca ACME y a su infinita paciencia. Luego está el ruido de la manivela del cine exín en casa de una vecina. Volver a ver las mismas películas. Lo predecible, lo no tan predecible. El descubrimiento del mundo de los adultos. Un televisor a color por piezas, y el cuadro de un ciervo que es atacado por una jauría de perros, presidiendo el salón.
Tras leer los tres libros, me doy cuenta de que "dibujos animados" tiene claras conexiones con "Amarillo". Pero por hoy ya no cuento nada más.

3 comentarios:

salvajuan fernandez dijo...

Yo que pensaba que en tu viaje a Barna no habías salido de las ramblas.

MaryJane dijo...

Haces una muy buena publicidad de los libros que te gustan, y lo mejor es que animas a que los demás te sigamos el rastro, felicidades por ello!m

jm dijo...

salva: En mi viaje a Barcelona hice de todo, incluso trabajar. Tienes que ir alguna vez, merece la pena.

maryjane: Últimamente procuro no decir demasiadas cosas de los libros que leo, porque no quiero dar ningún detalle que pueda desvelar el argumento. Porque si me dejase llevar, vamos creo que los desgranaría de principio a fin :-)