domingo, 19 de julio de 2009

Donde menos te lo esperas


Fin de semana rutinario. Todo, o casi todo. Ayer comiendo una banderilla casi pierdo un empaste. La aceituna llevaba hueso. Un error casi fatal...

4 comentarios:

Laura dijo...

Ummmmm.. Una banderilla. Qué de tiempo! Ahora tengo antojo de donuts rellenos de chocolate y de banderillas. Procuraré no comérmelos juntos.

Un saludo :)

Necronomicón.net dijo...

¿Una aceituna con hueso en una banderilla?.
Dios mio!!!. ¿Qué estamos haciendo con las hostelería en éste País de países?. ¡Cómo está el servicio! (Y las facturas del dentista).

supersalvajuan dijo...

Y luego me dices "manta" cuando tomo reclutas. Sabes lo que pasa, que como dicen en El Club de la Lucha, "hasta la Mona Lisa envejece". Estamos hechos unas abuelas.

Insanus dijo...

jajjajjaj. Oye, yo tengo un empaste en un molar. de esos de amalgama negra que ya no se estilan, desde los 14 años, y ahí sigue.